Toyota y BMW: “brexit” abrupto les afectaría


Listin Diario                                                                                     07 de Marzo 2019


Los gigantes automovilísticos Toyota y BMW advirtieron este martes de que un “brexit” sin acuerdo con la Unión Europea (UE) pondría en peligro la producción en sus plantas del Reino Unido. Peter Schwarzenbauer, miembro de la junta directiva del grupo alemán, señaló que la firma sopesa trasladar su producción de Mini de Oxford (Inglaterra) a Holanda, en el caso de que se produjera una salida abrupta del bloque comunitario. El directivo hizo estas declaraciones en una entrevista con la cadena británica Sky, durante la jornada previa a la apertura del Salón del Automóvil de Ginebra (que se celebrará del 7 al 17 de marzo). Schwarzenbauer calificó ese escenario de ruptura sin pacto como “el peor posible” y adelantó que, entonces, tendrían que evaluar “qué supone exactamente para la marca a largo plazo”. La planta de Mini, ubicada a las afueras de la ciudad universitaria, emplea en la actualidad a 4,500 personas y es el principal lugar de producción del modelo Mini de tres puertas. El consejero delegado y presidente de Toyota Motor Europe,  Johan Van Zyl, manifestó a la BBC que si las “barreras” del “brexit” son demasiado elevadas, la competitividad de la firma en el Reino Unido se verá socavada. Van Zyl dejó la puerta abierta a que la planta que la compañía nipona tiene en Burnaston, condado de Derbyshire, en el norte de Inglaterra, pudiera cerrarse después del “brexit”. Afirmó que eso sería “posible” a largo plazo “si el ‘brexit’ es muy negativo”, al tiempo que calificó como “vital” que el Reino Unido pueda comerciar sin fricciones con la UE. El vicepresidente ejecutivo de la firma, Didier Leroy, indicó asimismo que una salida no negociada sería “terrible” y que crearía “enormes retos adicionales” a la competitividad de las operaciones en las islas británicas. Toyota anunció en febrero del año pasado que construiría la nueva generación de su modelo Auris en la planta de Burnaston, una decisión con una inversión de 240 millones de libras (277 millones de euros) que, según afirmó hoy Leroy al Financial Times, se hizo “confiando en que el Reino Unido sería capaz de llegar a un buen acuerdo con la UE”. Aunque señaló que la marca japonesa no tiene intención de abandonar el país y parar la producción.