La faja que Pacquiao nunca ganó y que no la necesita de regalo


Listin Diario                                                                                      09 de Julio 2019


  • La faja que Pacquiao nunca ganó y que no la necesita de regalo
Yoel Adames F.
blog.listindiario.com
A Manny Pacquiao hay que permitirle lo que se le antoje encima del ring, lo ha logrado todo y lo que nadie podrá lograr, lo que cientos de campeones no han podido lograr.
Su legado es legendario, algo que se ve con los ojos, pero que no se asimila nunca aun observándolo. ¿Por qué creer que un mismo hombre que gobernó en el peso mosca fue tumbando cabezas hasta ganar la categoría superwelter? Tampoco es obligado creer que ha gobernado cinco veces en la prestigiosa división welter, incluyendo en la actualidad cuando ya exhibe 40 años de edad… pero repasemos revista rápido, pero n o se debe ponerle nada porque no lo necesita.
Lo grandioso del filipino, repito, es que gobernó por vez primera cuando era un hombrecito de solo 112 libras, de ahí saltó directo a las 122 libras (no se paró en las 115 ni 118 libras), en el conglomerado en que unificó con el dominicano Agapito Sánchez, terminando con un feo empate técnico. Luego peleó varias veces en los plumas (126 libras), pero en su choque titular contra Juan Manuel Márquez, lo derribó tres veces en el primer asalto, pero la regla de las tres caídas no estaba en juego y luego sufrió una paliza de manos del mexicano y fue proclamado un empate.
Ya ven, no gobernó en los plumas. Luego si cogió la rutina titular coronándose en las 130 libras, 135 y 140 libras, en esta última ganó la faja IBO ante Ricky Hatton con un espectacular nocaut, pero este organismo no es muy aceptado, lo cual podría restársele también al gran Pacman; ¡pero que va!, ha sido tan grande que yo se lo regalo… Y su número de suerte ha sido el 147, la división en la que más ha reinado y en la cual es rey a los 40. Y recuerden la paliza que le propinó a Antonio Margarito, para hacerse rey de las 154 libras. Entonces repasemos: 112, 122, 130, 135, 140, 147 y 154. ¡Siete categorías! Y muerte ese abejón; no escribo sobre el tema.