Llévenlos también a las provincias


Listin Diario                                                                                      31 de Julio 2019

El parque de educación vial que el gobierno ha abierto en Ciudad Juan Bosch para enseñar las normas de conducción de vehículos a niños y adolescentes, es una excelente iniciativa.
Procura que, desde temprano, nuestros escolares conozcan las reglas del tránsito, las más violadas en el país, y aprendan a manejar vehículos de motor (en modelos pequeños) en un escenario prácticamente real.
Al parque podrán asistir, en diferentes horarios y días, los alumnos de la tanda extendida de varias escuelas del Gran Santo Domingo, y el público en general, los sábados y domingos.
La idea es que los escolares, una vez instruidos teóricamente en las materias de normas y leyes que rigen para los conductores de vehículos, asistan al parque y utilicen los “karts” para poner en práctica lo que han aprendido.
Sus calles están señalizadas como corresponde, hay semáforos en algunas intersecciones, réplicas de estaciones de gasolina y carriles para ciclistas, parqueos y aulas para aprender con equipos de realidad virtual y realidad aumentada.
Creemos que este modelo de parques viales debería replicarse en las grandes ciudades del país, donde también se reproducen los episodios de caos y de accidentes que a diario registramos en el Gran Santo Domingo.
En gran medida, los accidentes son el resultado del manejo imprudente, el irrespeto a las señales de los semáforos, la conducción de vehículos en estado de embriaguez, las altas velocidades y el mal estado de componentes claves de un vehículo, como las gomas y los frenos.
Si desde pequeños comenzamos a concientizar a los futuros usuarios del sistema vial en el respeto a las reglas y el sentido de prudencia y cuidado al manejar, estamos abonando el terreno para fomentar una cultura ciudadana de respeto a las reglas de la convivencia social.
Una enseñanza como esta es tan útil como la de educar a las nuevas generaciones en el conocimiento de la Constitución de la República, base de los derechos  y deberes ciudadanos, y fundamento de nuestra identidad nacional.