Las broncas de Felipe a Letizia: "Deja el móvil, estate quieta y ten respeto"


MSN                                                                                                  12 de Agosto 2019


El periodista Jaime Peñafiel considera que los posados de Felipe VI y doña Letizia en Palma y las exposiciones públicas de este verano han sido una falta de respeto. Ataca, como suele ser habitual en él, especialmente a la reina, a la que acusa de haber puesto en marcha su blanqueo con sus vacaciones mallorquinas ni con la aparente buena relación con su suegra y el resto de la familia.
"Sabe que da un poco igual lo que haga, le va a caer por todas partes. Es verdad que intenta moderarse, ella es mucho más espontánea y natural, pero es que ya le da hasta miedo, cosa que no me extraña. Lleva un año y pico cuidando todavía más las cosas que dice y hace" dice el cronista.
Es cierto que doña Letizia protagonizó en otras ocasiones momentos tensos, incluso con su marido.Hace unos días, en una recepción en Zarzuela, la prensa alemana se hizo eco de una supuesta reprimenda del Rey a su mujer por quedarse hablando en la puerta de la habitación y no ir rápido a su lado. "Cuando terminó la audiencia tuvieron una buena discusión porque según ella le había echado la bronca delante de todo el mundo. Ella decía que había sido un pequeño error y que si él no hubiera dicho nada, nadie se hubiera dado cuenta", dice el periodista.
No es la primera vez que el teléfono móvil de la reina provocado situaciones difíciles. En una visita de Estado a México, durante una cena con el presidente Peña Nieto y su mujer, y mientras el mandatario azteca pronunciaba un discurso, "la Reina española sacó por debajo de la mesa el teléfono y empezó a chatear con alguien. Fue entonces, cuando su marido, que se percató, le pidió que lo guardara en el bolso".
Durante una visita institucional a Asturias, cuando el Monarca y su esposa llegaron a una iglesia, había un grupo de niñas que habían preparado una representación de bailes de la zona. Letizia empezó entonces a bromear con unos amigos. "En un momento, el Rey se cansó, y delante de todo el mundo, le pidió que se estuviera quieta y mostrase un poco de respeto".