O Grove, el paraíso gallego donde querrás pasar cada verano

MSN                                                                                                  09 de Agosto 2019
1
Un microclima propio, unas playas de arena fina y aguas cristalinas, un destino termal y una gastronomía de lujo. ¿Nos vamos al Caribe gallego?
Aquel que se inventó ese fabuloso hashtag para definir Galicia en verano como #Galifornia es casi seguro que pasó su primer verano en Pontevedra y además siendo muy niño.
Pontevedra puede presumir de tener un microclima que hace de su litoral un lugar privilegiado para los que quieren sol y calor sin salirse de la “supuestamente” lluviosa Galicia. Y si hay un lugar que reúne todas estas características, ese es O Grove.
Bienvenido al Caribe gallego 
O Grove ofrece al turista un gran número de playas de gran calidad debido a su orografía tan peculiar.
Nos encontramos ante una pequeña península cercada por la ría de Arousa y que se une con terreno continental a través del istmo O Bao, causante de la formación de una de las playas más significativas de O Grove, la playa de La Lanzada.
Pontevedra ostenta más de la mitad de las banderas azules deGalicia. La playa de la Lanzada está considerada como una de las mejores de toda la región, con casi dos kilómetros y medio de longitud, arena muy fina y su preciada bandera azul aunque no siempre la ha querido lucir.
Es una de las playas más visitadas por los amantes del deporte en el mar, ya que las corrientes de aire son muy pronunciadas, lo que propicia unas condiciones perfectas para la práctica de deportes como el windsurf o el kitesurf.
Además la extensión de la playa hace que bañistas y surferos puedan convivir sin provocar un cataclismo social. La playa de La Lanzada es una de las más conocidas de O Grove, pero no desluce a otras tantas que conviven en la península.
La playa Area das Pipas, de extensión bastante más reducida que la de la Lanzada y con un oleaje muy tranquilo, es una opción ideal para los que no quieren más que tranquilidad. Caminando por esta playa se llega a la de Reboredo, todavía más pequeña y con una arena tan fina que parece polvo.
1
© Proporcionado por Conde Nast España 1

Ambas cuentan con bandera azul (independientemente de que O Grove haya estado en pie de guerra con este distintivo) y unos cuantos chiringuitos perfectos para hacer un alto en la jornada de sol y calor y refrescarse con una cerveza bien fresquita. Otras opciones muy bien comunicadas son las áreas Grande, da Cruz o Raeiros.
Un sinfín de cosas que ver y hacer 
Tus vacaciones en O Grove pueden dar mucho de sí si lo que buscas es algo más que playa y calor.
El entorno natural que abriga la península esconde en su interior espacios naturales protegidos que hacen las delicias de los amantes de la naturaleza, como la zona de las dunas o a laguna de Abodeira, lugares donde es fácil disfrutar de atardeceres en el marque parecen sacados de una película.
Además, esa porción de tierra que conforma el istmo de O Bao es el lugar elegido por aves como la garza real y algunos tipos de ánade para dejarse ver. La isla de La Toja es otra de las expediciones que has de hacer en tu verano en O Grove.
Cruzando el puente se accede a la isla donde te recibe la Capilla de las Conchas así como los hoteles balneario que explotan los beneficios de las aguas termales de la isla, una opción para los que buscan relajarse. Claro que los más espléndidos siempre pueden disfrutar de su campo de golf y su casino.
1
© Proporcionado por Conde Nast España 1

O Grove ofrece además cosas muy curiosas como una enorme colección de esculturas que ya no sólo adornan la ciudad, sino que han pasado a formar parte del patrimonio artístico de la localidad. Nada más y nada menos que medio centenar de obras de arte se pueden encontrar repartidas por la villa.
Otra cosa muy curiosa es el Castro de Adro Vello, una necrópolis celta descubierta en los aledaños de la playa de O Carreiro que data del siglo V y que fue reutilizada en la Edad Media como enclave defensivo.
Y si buscas la foto de Instagram, te damos tres ubicaciones perfectas:
1. Las rocas de Pedras Negras a través de San Vicente do Mar. Se puede avistar el horizonte desde grandes rocas que parecen vigilar el mar desde lo alto
2. Mirador de A Siradella. Se trata del punto más alto de O Grove. Las vistas de la ría de Arousa y el océano son impagables.
3. La aldea de los Grobits de La Toja. Es un parque infantil donde habitan los hobbits de O Grove, de ahí el nombre. Es tan peculiar que los adultos no se pueden resistir...
1
© Proporcionado por Conde Nast España 1

Comer en O Grove 
La oferta gastronómica de O Grove es otro de los grandes motivos que convierten este pedazo de Galicia en uno de los destinos turísticos más demandados en verano.
Y es que se puede comer un fantástico pulpo en el chiringuito más informal y a un precio ajustado u optar por la elegancia y la sofisticación de un restaurante de primer nivel con alguna estrella Michelín.
Uno de los buques insignia en O Grove es sin duda D’ Berto(Av. Teniente Domínguez, 84), galardonado con dos soles Repsol y cuya reputación es intachable. Esta marisquería convierte su trabajo con el producto del mar en pura artesanía, haciendo del bogavante o de la cigala auténticos recitales.
Su fuerte es la apuesta por el pescado del día, directamente de la lonja, dispuesto a ser trabajado en la brasa o al vapor y maridado con sus más de 300 referencias de vino disponibles en su bodega.
También O Grove tiene hueco para los arroces, como los de Taberna Lavandeiro(Hospital, 2), más particularmente su arroz con bogavante. En este restaurante de carácter familiar también se puede disfrutar de una mariscada sin tener que rascarse demasiado el bolsillo.
Otra opción muy segura es el Club Náutico San Vicente(Monte Da Garda, 10), perfecto para los que tampoco quieren arruinarse comiendo un pescado del día o se decantan porunas tapas. Al estar ubicado al lado de una playa en la que admiten perros y ofrecer conciertos, suele estar bastante concurrido.
Por supuesto no podía faltar la opción para los más sibaritas. La encontramos en el Culler de Pau(Reboredo 73),la estrella Michelín más preciada que hay en O Grove.
Y es que sus dos menús, degustación por 75 euros y gastronómico por 110 euros, nos trasladan al corazón de la tierra y del mar, envolviendo cada bocado con la sofisticación que merece un restaurante de primera categoría.
Del centollo a la vieira, pasando por la oreja de cerdo glaseada, todo un recorrido por lo mejor de este trozo de Galicia que bien se merece un puesto en el Olimpo de nuestros paraísos terrenales.