El mercadillo navideño más impactante de Europa: bajo un viaducto entre la tupida Selva Negra

MSN                                                                                           11 de Octubre 2019

Mercadillo navideño de Ravennaschlucht

La imagen es impresionante. Un altísimo viaducto de piedra lidera la estampa. Bajo sus arcos, como si fuese una especie de liquen que asciende desde las raíces de cada columna, pequeños puestecitos que distinguimos gracias a la iluminación navideña.
Nos encontramos en el llamado Valle del Infierno (Höllental), allí donde Goethe se inspiró y paseó entre sus musgos, bosques, riachuelos, puentes… y donde se encuentra el pueblo Hinterzarten. Este, nació durante la Edad Media casi por casualidad, al ser lugar de paso para aquellos que querían ir desde Friburgo (Alemania) a este lado de la tupida Selva Negra.

Precisamente, para salvar estas distancias (y, sobre todo, para facilitar las increíbles cuestas) una vía de tren y una nueva carretera se construyeron durante finales del XIX y principios del siglo XX.
Mercadillo navideño de Ravennaschlucht
Para completar esa línea ferroviaria, por la cual pasa el tren del Valle del Infierno, se construyó un viaducto de piedra de unos 40 metros de alto. Y bajo él, en pleno desfiladero, se monta todos los años uno de los mercadillos navideños más impactantes del continente europeo.
Pero para disfrutar de unas horas entre artesanías y gastronomía alemana y bajo las copas de los abetos y los imponentes arcos de Ravennaschlucht, hay que llegar allí.
¿Cómo? Recomendamos reserva aquí tu llegada). Sí, con antorchas y con raquetas de nieve en caso de ser necesario.
Un guía nos llevará entre el espesor de la Selva Negra durante una hora y cincuenta minutos de duración (adultos: 22 euros, entrada al mercado incluida; niños menores de 16 años, gratis)
Mercadillo navideño de Ravennaschlucht
Sabremos que estamos llegando a destino cuando aparezcan, iluminados y bajo diferentes colores, figuras de la iconografía navideña (este año diseñadas por Simon Stiegler).
Este año, se celebrará desde el día 29 de noviembre hasta el 1 de diciembre, del 6 al 8 de diciembre, del 13 al 15 de diciembre y del 20 al 22 de diciembre (los cuatro fines de semana de Adviento). El precio de entrada al mercado es de 3,50 euros los viernes y 4,50 € los sábados y los domingos para adultos (los niños, menores de 16 años, entrarán gratis).CUÁNDO DISFRUTAR DEL MERCADILLO DE RAVENNASCHLUCHT
QUÉ HACER EN EL MERCADILLO ESTE 2019
40 stands bajo 40 metros de piedra, que reúnen la mejor artesanía de la Alta Selva Negra y los mejores bocados de la cocina alemana.
A medida que nos acercamos, paseando entre figuritas de gnomos, luces que cambian de tonalidad y de color y esas sombras del bosque alemán, nos llegarán aromas a Navidad alemana. Huele a salchicha, huele a vino caliente, a galletas de jengibre, a flàmmeküche (las ‘pizzas alemanas’), a miel y mermelada, incluso a aguardiente
Encontraremos un conjunto de puestos representativos de la artesanía de la Alta Selva Negra, donde podremos comprar artículos de madera, estrellas decorativas, casitas para pájaros, candelabros, utensilios de cocina de todo tipo, linternas, faroles de madera, tarjetas de Navidad pintadas a mano, coronas de adviento, libros de cuento, joyas de plata, elfos de fieltro, sombreros de lana… Todo lo que podáis imaginar.
Mercadillo navideño de Ravennaschlucht
© Comer y beber aquí, lo mejor / Copyright: Alamy Mercadillo navideño de Ravennaschlucht

Y mientras, en la mano, un vaso de vino caliente o de ponche (también lo encontrarás infantil para los más pequeños), chocolate caliente, cervezas artesanales… incluso caipirinha caliente (ya sabéis, Alemania es para los valientes).
Cuando el hambre haga presencia, déjate guiar por los aromas que exhalan los puestos y ríndete al placer con una degustación de quesos de la zona, sopa de gulash, la tarta de la Selva Negra o una flameada dulce, trucha al horno, currywurst… todo lo que te puedas imaginar y más.
Los más pequeños podrán escribir sus deseos a Santa Claus en una postal y dejarla en el buzón de la oficina de correos navideña del mercadillo. Incluso puede que aparezca el mismísimo Papá Noel… Durante los cuatro fines de semana, grupos locales amenizarán las noches del mercadillo y se organizarán actividades para los niños.
El primer fin de semana, el acueducto se iluminará de diferentes colores, en un baile de efectos lumínicos que nos meterá el espíritu navideño en el cuerpo (aunque no lo tengamos).
Para despedirnos del mercadillo, el último fin de semana, el pianista Antonio Macan dedicará todo un recital navideño a los asistentes.
CÓMO LLEGAR
A media hora en coche desde Friburgo (por la carretera B31) o con un servicio de autobús gratuito que sale desde las estaciones de Himmelreich y de Hinterzarten (debes reservar plaza de aparcamiento en este link (por duración de tres horas al día y con un coste de cinco euros).
MÁS ALLÁ DEL MERCADILLO
Si el tiempo lo permite, hacer la gran ruta de la Garganta de Ravennaschlucht es imprescindible. Casi podríamos decir que es un gran museo natural al aire libre de unos ocho kilómetros y que empieza, precisamente, en el viaducto.
Sigue el camino desde él por la impresionante Garganta del río Ravenna, que a su paso deja paisajes increíbles, pequeños refugios, puentes de madera, molinos, antiguas acequias,… y una naturaleza que abruma con ese verde oscuro que solo existe en este punto del mundo.