Esta ciudad turca de 12.000 años de antigüedad lucha para no ser inundada


MSN                                                                                           12 de Octubre 2019


A orillas del río Tigris, al sudeste de Turquía, se alza la antigua ciudad de Hasankeyf, que durante 12.000 años ha sido hogar de unas 24 civilizaciones diferentes. Aparte de su rico patrimonio cultural inmaterial, el enclave cuenta con 550 monumentos descubiertos hasta la fecha y 5.500 cuevas artificiales.
Pero pese a haber sido capital de dos asentamientos, lugar de paso de laruta de la Seda y una de las ciudades turcas más grandes durante siglos, Hasankeyf se ve amenzada desde hace décadas por la construcción de la presa Ilisu, razón por la cual nació en 2006Keep Hasankeyf Alive, una iniciativa que lucha contra la desaparición de esta histórica metrópoli.
Hasankeyf se alza a orillas del Tigris

© Hasankeyf se alza a orillas del Tigris / Copyright: Getty Images Hasankeyf se alza a orillas del Tigris

Europa también lleva 20 años de lucha contra el Proyecto Ilisu (construcción de la mayor central hidroeléctrica de Turquía) debido a los graves impactos sociales, culturales y ecológicos que se esperan a nivel internacional. Así que hay muchas razones para decir no a la presa de Ilisu”, comenta la organización Keep Hasankeyf Alive a Traveler.es.
El plan no sólo acabaría con Hasankeyf, sino que también inundaría (total o parcialmente) unas 200 aldeas más, evacuando a la fuerza un total de 55.000 habitantes. Además, más de 40% de las personas afectadas no son propietarias de tierras, por lo que perderían todo sin recibir ningún tipo compensación.
“Los afectados se enfrentan a la pérdida de sus medios de vida y de su cultura, a la desorganización de su patria y de sus estructuras familiares y a un futuro de pobreza en las ciudades. A nivel local, sólo algunos grandes propietarios de tierras y algunas empresas se beneficiarían económicamente ”, nos cuentan desde Keep Hasankeyf Alive.
El proyecto Ilisu ha sido planeado e implementado por la agencia estatal DSI (State Hydraulic Works), organizada bajo el Ministerio de Medio Ambiente y Silvicultura de Turquía y cuya función es la gestión de los recursos hidráulicos del país.
La ciudadela tiene tesoros como este

© La ciudadela tiene tesoros como este / Copyright: Getty Images La ciudadela tiene tesoros como este

“La construcicón de la presa afectaría a más de 400 enclaves arqueológicos. Toda la zona afectada aún no ha sido inspeccionada completamente, hasta la fecha sólo se han realizado excavaciones en unos 20 yacimientos”, nos revelan.
Por otro lado, la construcción de la presa arrasaría con el hábitat fluvial, acabando con especies amenzadas como la tortuga de caparazón blando del Éufrates, con el hogar de unas 123 aves y provocando el exterminio masivo de peces -debido a la mala calidad del agua de la presa-.“Hasankeyf y los alrededores del valle del Tigris cumplen nueve de los diez criterios para ser considerados Patrimonio de la Humanidad, según asegura un estudio de expertos independientes, pero el gobierno turco no ha presentado ninguna solicitud a la UNESCO”, apuntan.
“En julio de este año el Consorcio Ilisu ha comenzado con el llenado del embalse de la presa, cuyo nivel se eleva diariamente entre 50 y 80 centímetros. En noviembre el agua podría alcanzar Hasankeyf. Si no pudiéramos detener la presa de Ilisu, todo el embalse podría llenarse en la primavera de 2020”, nos explican.
Para hacer efectiva la protección de Hasankeyf, la fundación ha llevado a cabo numerosas acciones. Para empezar, han informado a la población afectada sobre sus derechos y la necesidad de luchar por ellos.
A su vez, también se han organizado numerosas protestas y eventos culturalesen la provincia de Batman yen Estambul.
Una maravilla que corre el riesgo de desaparecer

© Una maravilla que corre el riesgo de desaparecer / Copyright: Getty Images Una maravilla que corre el riesgo de desaparecer

“Estamos informando regularmente al público con estudios, declaraciones e informes. También organizamos campañas en las redes sociales para así llegar al mayor número de personas posible”, explican desde Keep Hasankeyf Alive a Traveler.es.
“Por otra parte, junto con algunas ONG, tratamos de utilizar convenciones internacionales para ponernos en contacto con organizaciones como la ONU, la UE y la OCDE”, añaden.
Aunque los defensores de que se aplique el plan Ilisu aseguran que será beneficioso para la economía local, Keep Hasankeyf Alive asegura que los costes serán superiores.
“Les pedimos una vez más que se retiren del gran error que es completar el proyecto. No tendrá ningún beneficio ni para la sociedad ni para la naturaleza”, concluyen.

Cuevas, monumentos y una rica historia