Perdió casi 50 kilos en un año con la dieta intermitente 5:2


MSN                                                                                           11 de Octubre 2019

Pese a las críticas que sigue recibiendo a día de hoy por una parte de la sociedad, el ayuno intermitente se ha convertido en la 'dieta' estrella para aquellos que quieren perder peso. Y si no que se lo digan Rachel Sharp, una estadounidense de 26 años que ha sorprendido a todos por su radical cambio físico. En poco más de un año, esta asistente de operaciones hipotecarias perdió casi 50 kilos. Y el secreto no es otro que seguir una dieta basada en el 'Fast 800', el método de adelgazamiento en el que puedes comer de todo.
Su punto de inflexión llegó hace dos años, cuando su actual novio le invitó a realizar una caminata de tres kilómetros y no pudo terminarla. "Me dolían los pies, las rodillas y me costaba respirar. Fue vergonzoso y me sentía mal conmigo misma". A raíz de ese momento decidió que debía cambiar su estilo de vida. Su pareja seguía en aquel momento la dieta 16:8, una de las variantes del ayuno intermitente, así que investigó sobre este régimen y encontró un artículo de una mujer que había conseguido perder peso gracias a él y le dio fuerzas para probarlo. Rachel vivía con sobrepeso desde pequeña, motivo por el que sufrió bullying en el colegio. Así que, una vez terminó el instituto, probó varios métodos adelgazantes para cambiar la situación. Sin embargo, ninguno de ellos le funcionó. Tras pasar por una relación sentimental tóxica, acabó en una profunda depresión que le llevó a engordar más y alcanzar los 107 kilos.

A diferencia de su novio, Rachel decidió empezar con la nueva dieta 5:2, o lo que es lo mismo, comer todo lo que quisiera durante cinco días y hacer ayunointermitente dos días alternos a la semana combinándolo con la ingesta de 500 calorías. "Me resultó mucho más fácil de lo que pensaba", reconoce Rachel a Women's Health US. Una vez se acostumbró a este horario de comidas, cambió el menú por opciones más saludables. "Por ejemplo, empecé a tomar bebida de almendra en vez de leche y medía las porciones de pasta que consumía". Con estos pequeños cambios alimenticios, perdió 7 kilos en un mes. "Me sentía eufórica porque por fin había encontrado algo que me funcionaba". 

Después de siete meses de ayuno intermitente y perder 28 kilos, Rachel Sharp se decidió a incluir una rutina de entrenamiento en su día a día. "Empecé con una aplicación que te ayuda a preparar una carrera 5k y pasé de correr a duras penas durante dos minutos a correr media hora sin parar". Cuando salir a correr se convirtió en un hábito diario, su novio le animó a introducir rutinas de fuerza a sus entrenamientos.
Ahora Rachel corre todos los días que ayuna y va al gimnasio el resto de días. Es decir, sus entrenamientos semanales se componen por hacer carreras los lunes, miércoles y viernes, y levantamiento de pesas los martes, jueves y sábados. Esta ha sido, sin duda, la combinación ganadora que le ha hecho perder 50 kilos en un año. 

"Ha habido momentos en los que solo quería rendirme. Sé que no es fácil, que se necesita tiempo y paciencia. Estar sin comer puede ser difícil, pero he tenido muchos más beneficios para la salud además de la pérdida de peso". Rachel reconoce que ya nadie le crítica por su físico, pero sí por su método de adelgazamiento. "Las personas tienden a desalentar lo que no entienden o con lo que no están de acuerdo, y creo que el ayuno intermitente es uno de esos temas espinosos, sin embargo a mí me ha funcionado".
Aunque con su caso pretende ayudar a otras personas a conseguir sus objetivos, Rachel es consciente que cada persona es un mundo y lo más importante es acudir a un especialista para revisar cada caso. "Un plan de ayuno intermitente puede no ser adecuado para todos, hay ventajas y desventajas a tener en cuenta, así que habla primero con un médico. Esto es lo que me funcionó a mí, y me gusta ser honesta con mis seguidores en redes sociales. Pero sí, desde que empecé el ayuno intermitente, he perdido 50 kilos en poco más de un año, estoy ganando músculo y mi cuerpo sigue cambiando todos los días".