La reina Letizia, a José Bono: "Lo hice por amor y no todos lo comprenden"


MSN                                                                                       28 de Noviembre 2019    
La reina Letizia, durante un acto reciente. (Limited Pictures)
Si se puede deducir algo tras la lectura de la tercera entrega de las memorias de José Bono, es que por el rey Juan Carlos siente afecto, pero por Felipe VI, admiración. El expresidente del Congreso reconoce varias veces en 'Se levanta la sesión' (Planeta) que don Felipe es un hombre sensato, preparado y "muy diferente a su padre". "Felipe VI es harina de otro costal. No parece hijo de su padre, ni nieto del don Juan que se ofreció a Franco para luchar a su lado en la guerra civil, ni bisnieto del nefasto y perjuro Alfonso XIII. Transmite la sensación de algo nuevo. [...] La estabilidad de España en estos tiempos líquidos le debe mucho a la manera en la que el nuevo rey ha encarado su misión constitucional. En el siglo XXI, España es de nuevo felipista".
La admiración por Felipe no alcanza a la reina Letizia, al menos no de forma tan entusiasta. Sin referirse a la Reina directamente, Bono plasma una opinión que compartió Zapatero con él en su día: "Los cuentos de hadas o se representan bien o son ridículos. Por eso, una princesa que quiera jugar a la magia de la monarquía no puede presentarse como una ciudadana más, porque si son uno más, la gente dirá que quiere elegirlos".
José Bono, doña Letizia, Evo Morales, la reina Sofía y Rodríguez Zapatero, en una cena de gala. (EFE)
© Proporcionado por Vanitatis José Bono, doña Letizia, Evo Morales, la reina Sofía y Rodríguez Zapatero, en una cena de gala. (EFE)
La decisión de la periodista Letizia Ortiz de sumarse al engranaje de la vetusta Casa Real sí merece el elogio de Bono. Al terminar una cena de gala en el Palacio Real con la entonces presidenta argentina, Cristina Fernández, el expresidente del Congreso hace corrillo con Letizia y con la ministra Garmendia. "Le digo que al casarse con el príncipe se metió en una especia de jaula de oro, pero que no por ello deja de ser una jaula. Me responde que lo ha hecho por amor, 'que es lo que mueve mi vida'. Le deseo lo mejor en su familia, aunque reparo que basta ojear la historia para comprobar que, hasta el momento presente, entre la realeza, el amor ha cotizado menos que el poder. Llega en ese momento el príncipe y ella le dice bromeando: 'Bono está criticándonos".

Aire fresco

Este argumento del amor se lo vuelve a repetir Letizia en otro encuentro, esta vez en una cena en honor de Dmitri Medvédev. "A la princesa Letizia le digo que en la Casa Real debe de venir muy bien el aire fresco que ella representa para renovar aquellos ambientes donde las genuflexiones y los taconazos son moneda corriente. [...] Creo que el príncipe Felipe le echó valor al casarse con ella pese a la supuesta oposición familiar. Tras estas reflexiones en voz alta, me mira con gesto enigmático y asegura: 'La que tuve valor fui yo. Lo hice por amor y no todos lo comprenden".
Lo cierto es que la familia en la que entró doña Letizia conduce por unos raíles diferentes a los del resto de los mortales. Hasta el punto de que es el suegro quien decide cuándo dejar de ampliar la familia. Durante un almuerzo en la Cámara Alta con los presidentes del Gobierno, del Senado y del Tribunal Supremo y con la presidenta del Constitucional, Carlos Dívar relata "casi escandalizado por la expresión", que el rey Juan Carlos ha sido "muy plástico" al trasladarle que, si no se modifica la Constitución, "lo que tendrán que hacer Felipe y Letizia es la 'marcha atrás' para evitar que nazca un varón y tengamos líos sucesorios".
El rey Juan Carlos y el rey Felipe comparten confidencias durante un acto. (Getty)
© Proporcionado por Vanitatis El rey Juan Carlos y el rey Felipe comparten confidencias durante un acto. (Getty)
En el texto que publica ahora el expresidente manchego, plagado de anécdotas y testimonios privilegiados, Felipe VI aparece descrito como un amante hijo de su padre, una persona de trato humano y sensatez a prueba de presiones. "A las 18.00, me recibe el príncipe Felipe en La Zarzuela. Se interesa por mis hijos y mi estado de ánimo tras la separación matrimonial. [...] Habla de una serie de televisión que sobre la familia real ha emitido Telecinco y lo noto algo incómodo: 'Ni he querido verla, ni he querido que me manden guion alguno. Pretenden presentarme enfrentado al rey y dándole un ultimátum. Para que yo haga eso, tendría que volver a nacer. No cabe en mí una postura de esa naturaleza contra el rey".
En esa misma reunión, Bono le propone una reunión con los portavoces del Congreso y él le da su conformidad, pero le dice: "Hay que evitar que presenten ese encuentro como una especie de autopromoción en la línea de querer reemplazar al rey antes de tiempo". El expolítico socialista observa que el asunto de la sucesión "tiene más calado familiar del que yo imaginaba. Ratifico mi opinión sobre el príncipe: preparado, inteligente y buena persona".

Princesa recelosa

La sucesión, como sabemos, llegó inevitablemente pocos años después. Bono da pinceladas en su libro de la miopía que existía aún en 2010 sobre el verdadero alcance que podría llegar a tener el caso Urdangarin. "Viaje a Barcelona. Premios Planeta. En Torrejón coincido con Rafa Spottorno, que recientemente ha sido nombrado jefe de la Casa del Rey: 'Las noticias que se publican de los negocios de Urdangarin en Valencia y en Madrid creemos que no tendrán trascendencia penal".
En ese mismo vuelo coincide con Felipe y Letizia. Allí les cuenta pormenorizadamente cómo empezó a escribir el diario y les da algún detalle. "La princesa es recelosa con los medios del corazón. El príncipe es sensato y todas las opiniones que expresa están cargadas de sentido común". Está claro de quién es más fan José Bono.