Atienda sus cartones


Listin Diario                                                                             31 de Enero 2020

MUJERES DE GRANDES LIGAS

  • Atienda sus cartones
Carolina Cruz de Martínez
carolinacruzdemartinez@yahoo.com
Todas las temporadas tienen distintas demandas, y las mismas pueden ser llamadas cartones.  Cartones familiares, laborales, sociales, personales, entre otros. De acuerdo a cada uno de ellos podemos ser entrenados y tallados, para aprender a no mezclar una cosa con otra.  
Muchas veces por no saber manejar el cartón de la temporada queremos escapar de la responsabilidad que va: escapar atendiendo algo más, a alguien más, la situación del compañero de equipo, el matrimonio del pana, sabiendo todo de la mujer del compadre y poco de la tuya, interesado en el problema de la familia del coach y no en el tuyo, en fin... atendiendo muchos cartones que no van.  
El atleta tiene que saber que su estabilidad integral dependerá de que tan bien pueda manejar el cartón que va, cuando va. Muchas veces los deportistas se entretienen y distraen con cartones que no le suman ni edifican, y el que le trae cordura y paz lo descuidan. Los cartones tienen un orden y ese orden no es improvisado, sino que viene a anclar la inestabilidad que el atleta puede experimentar una vez conecta con el sistema profesional.  
La estabilidad de un atleta profesional no es algo que ocurre con varita mágica, no se da de repente y ya; es una estructura que se construye y viene cuando se atienda(n) su cartón(es) como va, cuando va. Esto es algo que le cuesta mucho comprender al atleta profesional, pues por los niveles de distracciones, juventud e informaciones no sabe priorizar ni colocar cada cosa en su lugar. Ningún atleta puede pretender salvar, ayudar, asistir a otros en áreas que el mismo no ha atendido como va. La autoridad para atender un cartón viene producto de aprendizaje, constancia, disciplina y tesón. El atender el cartón personal es el primero que va pues de esa estructuración interna se deriva todo lo demás.
 “Sí alguno de ustedes quiere construir una torre, ¿acaso no se sienta primero a calcular los gastos, para ver si tiene con qué terminarla?. De otra manera, si pone los cimientos y después no puede terminarla, todos los que lo vean comenzarán a burlarse de él...” Lucas 14:28-29. Atienda su cartón, lo suyo primero y luego lo demás.