Jesús Rojas Alou, un bateador muy difícil de ser ponchado:vista 20-20


Diario Libre                                                                            04 de Enero 2020
Bienvenido Rojas

$!Jesús Rojas Alou, un bateador muy difícil de ser ponchado:vista 20-20
Jesús María Rojas Alou, uno de los jugadores más difícil de ponchar en Lidom. 
Jesús María Rojas Alou, el más pequeño en edad de la Trilogía de Haina, nació con el don del buen bateo oportuno y una vista 20-20.
Jesús era un jugador de equipo que conectaba el batazo para poner a su equipo en juego. Manejaba el bate con gran maestría y era difícil de ponchar. En la Liga Dominicana su frecuencia de ponches fue de uno cada 27 turnos. Le dieron 106 ponches de por vida en 2,871 turnos al bate. Sòlo en dos campañas recibió “K” en dígitos dobles: 13 en 1963-64 y 19 en 1979-80.
En las Grandes Ligas sólo lo poncharon 267 veces en 4,345 turnos al bate.
Firmado como lanzador, en su primera experiencia en Estados Unidos con el equipo Hasting en 1959, presentó credenciales primero como pitcher y luego como jardinero. En la colina de los sustos trabajó en dos juegos, donde lanzó en dos encuentros, permitiendo 11 hits en cinco episodios y una efectividad de 19.80.
Durante veinte temporadas enseñó la calidad de su juego, 12 campanas con los Leones del Escogido y 8 con los Tigres del Licey.
En la Liga Dominicana disparó un total de 865 hits, de los cuales 690 fueron sencillos. En la temporada 1963-64 disparó 18 dobles, récord que compartió con Tim Tolman, Cecil Cooper y Mike Brewer, hasta el 2008-09 cuando Anderson Hernández, disparó 20 con los Tigres de Licey.
Otros lideratos ganados por Jesús fue el de hits en 1960-61 con 69 y el de veces al bate con 209. En 1977-78 con los Tigres del Licey fue líder de hits conectados con 65. Su promedio de por vida fue de .302, fruto de 865 incogibles en 2,860 turnos.
Récord de MLB: Joe Sewell tiene el récord del porcentaje más bajo de ponches en la historia de Grandes Ligas, se ponchó sólo una vez cada 63 turnos al bate, el promedio más bajo para cualquier jugador en la historia de las Mayores. Y tuvo una racha de 115 juegos consecutivos sin un ponche.
También tiene el récord para la menor cantidad de ponches en una temporada completa, con 3, logrado en 1932, jugando para los yankees de New York. Sewell también tuvo 3 ponches en 1930, aunque en apenas 353 turnos al bate, así como otras tres temporadas completas (1925, 1929, 1933) con 4 ponches. Se ponchó diez o más veces en sólo cuatro temporadas, y su total más alto fué de 20, durante la temporada de 1922.