Probióticos y sus efectos en la salud


MSN                                                                                       31 de Enero 2020

Favorecen la flora intestinal, y mejoran la digestión

Estamos expuestos una gran variedad de información sobre probióticos en muchas ocasiones con afirmaciones generalizadas, no siempre fidedignas por lo que se necesita antes de consumirlos consultar con tu médico o algún profesional de salud.

¿Qué es un probiótico?

Los probióticos  se definen como “organismos vivos” que cuando son administrados en cantidades adecuadas confieren beneficios para la salud del huésped” según un grupo de investigadores de La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El tracto gastrointestinal está colonizado por un complejo ecosistema de microorganismos. 
Hay bacterias que se consideran benéficas y tienen numerosas e importantes funciones, entre ellas previenen ciertas infecciones causadas, proveen de ciertos nutrientes para el huésped y moderan la respuesta inmune. 
De ahí la  importancia de la modificación de la microbiota intestinal para obtener, restaurar o mantener un balance favorable del ecosistema, así como la actividad de los microorganismos presentes en el tracto gastrointestinal es necesaria para mejorar nuestra salud.

¿Cuándo es benéfico consumir probióticos?

Introducir probióticos y prebióticos en la dieta es favorable para la microbiota intestinal. Pueden ser consumidos prebióticos presentes en vegetales crudos y frutas y probióticos en yogur y bebidas lácteas fermentadas. O bien en fórmulas con presentaciones en sobres y cápsulas farmacéuticas, si son recetadas por tu médico.
Los sustratos varían, así como las fuentes de probióticos. Sus efectos por lo tanto son diferentes  de acuerdo a la edad y estado de salud de las personas y se utilizan generalmente para promover la salud gastrointestinal. 
Muchos síntomas que se presentan en padecimientos gastrointestinales pueden evitarse con ajustes en el estilo de vida, en especial la dieta. 
Debido a los cambios en la flora intestinal que se asocian en algunos padecimientos como síndrome de colon irritable, los probióticos pueden ser usados como parte fundamental en el tratamiento.
Algunas publicaciones recientes engloban múltiples investigaciones realizadas sobre probióticos, con el fin de detectar que la evidencia se base en investigaciones científicas fidedignas. 
En una investigación publicada por la revista Aliment Pharmacol Ther. se analizaron 37 estudios con probióticos en diferentes dosis y frecuencia de administración y su efecto en la salud. Se encontró que la mayoría se basaba en lactobacilli y/o bifidobacteria, pocos contenían Saccharomyces. En base a esta investigación se establecieron criterios de clasificación en base a la evidencia científica.

Buena evidencia científica en casos:

-Los probióticos son útiles para ayudar a disminuir síntomas en general  y dolor abdominal asociados al síndrome de colon irritable.
-Prevención o reducción de diarrea en pacientes que reciben antibióticos en niños y adultos.
- Casos de diarrea que se presenta por Clostridium difficile en niños y personas de edad avanzada.
-Como parte de la erradicación y tratamiento del Helicobacter pylori.

Evidencia científica moderada:

En algunos casos se prescriben probióticos para síntomas como distensión abdominal presente en colon irritable.

Se requiere más investigaciones que respalden eficacia de probióticos en:

-Algunos casos de obesidad, resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, esteatosis hepática, enteritis, infecciones bacterianas, otros desórdenes gastrointestinales y diarreas en general.
-Así como en su posible beneficio en intolerancia a la lactosa y tratamiento de dermatitis atópica. 
También hay estudios que asocian un efecto positivo del consumo de probióticos con  algunas enfermedades neoplásicas y en algunos casos podrían considerarse usarse para contrarrestar los efectos secundarios de terapias anti-cáncer. Sin embargo se necesitan más investigaciones al respecto con buena evidencia científica.
Con los diversos productos que se dice que contienen probióticos, es necesario revisar y sólo confiar en marcas que lo avalen.

Ya que las dosis, así como frecuencia en el consumo de probióticos varía en cada caso es preferible que un médico u otro profesional de la salud te oriente sobre su consumo.