Auténticos apagafuegos

Listin Diario
El Deporte sábado, 09 de mayo de 2020
  • Auténticos apagafuegos
Tony Piña Cámpora
 El nombre de Andrew Chafin no es muy conocido en el entorno de las ligas mayores, no obstante en la pasada campaña encabezó un de­partamento para los lanzadores de relevo, que aún sin pregonarse es de mu­cha importancia. En­contró en base a 53 corredores en las 77 ocasiones que rele­vó y solo le anotaron seis, un 11%.
Líder en ese aspecto entre los que por lo menos ha­llaron treinta rivales esperando remolque cuando entraron al rescate. Chafin es un zur­do de los Diamondback con dos lanzamientos, una Bola Rápida que viaja entre 92-93 mph y un slider y aunque tiende al descontrol posee habilidad para ponchar. Esos resultados fueron los de un verdadero apagafuego.
El señalado prome­dio fue muy bueno, se entiende que los mejores están por debajo del 20%, pe­ro no está cerca de los óptimos. Dispon­go de una data que se remonta apenas a 1995 y en estas 25 temporadas la marca la comparten Wilton López y Jorge de la Rosa; ambos encontraron 33 hombres embasados y solo les anotó uno, en 2010 y 2017 respectiva­mente. El promedio fue de 3.03%.
Entre los dominicanos el hecho más trascen­dente en ese aspecto ocurrió en 2007. En esa campaña Frank Francisco con los Rangers en la liga Americana y Carlos Mármol con los Ca­chorros en la Nacional encabezaron cada cir­cuito, el primero logró que solo un 6.8% de los 44 corredores que encontró en base le anota­ran y el segundo 12.2% de los 41. Lo más cu­rioso es que si se revisan los resultados tradi­cionales de Francisco ese año, estos no reflejan su éxito, todo lo contrario. Su PCL fue de 4.55 en 59.1 y su WHIP de 1.60. Mármol
inversamente, en su primera experiencia co­mo relevo agregó un PCL de 1.43 y un WHIP de 1.10 ponchando un 34% de los bateadores que enfrentó.
Sobresale asimismo Santiago Casilla. En el in­dicado periodo en tres ocasiones finalizó en la élite de los apagafuegos; en 2007 con los Atlé­ticos (16%), y en 2010 (13%) y 2013 (16%) con los Gigantes.
Por la manera como se utilizan los cerradores, es difícil que alguna vez uno de ellos aparezca en ese departamento.