Después de la repetición, esta leyenda obtiene el MVP que lo eludió

MLB

19 de mayo 2020

En nuestra nueva votación para el MVP de la Liga Nacional de 1987, Gwynn toma el primer puesto
Por Mark Feinsand
¿Debería un jugador de un equipo de último lugar ganar el Premio al Jugador Más Valioso?
Esa pregunta nunca se había puesto a prueba durante los primeros 56 años de votación de la Asociación de Escritores de Béisbol de América, que ha entregado los Premios MVP desde 1931.
En 1987, la respuesta fue sí.
Andre Dawson fue votado MVP de la Liga Nacional esa temporada a pesar del último lugar de los Cachorros en el Este de la Liga Nacional. Los números de poder de Dawson fueron impresionantes: lideró la liga con 49 jonrones y 137 carreras impulsadas, aunque los jonrones no fueron una novedad esa temporada.
No solo fue 1987 la primera campaña en la historia con más de 4,000 jonrones en las Grandes Ligas, sino que el total de 4,458 en toda la liga borró el récord de 3,813, que se estableció en la temporada anterior.
La 47a cena de Dawson
Los números de poder de Dawson saltaron de la página a los votantes, quienes no fueron disuadidos por la temporada perdedora de su equipo. Dawson no fue el primer jugador de un equipo perdedor en ganar los honores de MVP: Ernie Banks ganó el MVP de la Liga Nacional en 1958 y '59 a pesar de los registros de menos de .500 de los Cachorros, pero fue el primero en ganar el premio mientras terminaba último.
(El único otro jugador desde 1987 en ganar un MVP en un equipo de último lugar es Alex Rodríguez, quien ganó el MVP de AL de 2003 en un club de los Rangers que habita en el sótano).
JUGADORES MÁS VALIOSOS DE LOS EQUIPOS PERDIDOS
NL Ernie Banks, 1958 Cubs (72-82)
NL Ernie Banks, 1959 Cubs (74-80)
NL Andre Dawson, 1987 Cubs (76-85) *
AL Cal Ripken, 1991 Orioles (67-95 )
AL Alex Rodriguez, Rangers 2003 (71-91) *
AL Mike Trout, 2016 Angels (74-88)
AL Mike Trout, 2019 Angels (72-90)
* indica el último lugar

El voto de MVP de la Liga Nacional de 1987 ha sido uno de los más difamados en la historia de premios de BBWAA, aunque la objeción a Dawson como MVP de la liga no siempre ha sido sobre la lamentable temporada de los Cachorros.
¿Debería Dawson haber ganado el premio? Y si no, ¿quién debería haberlo hecho?
En un esfuerzo por ver si se hizo justicia, MLB.com reunió a 17 de sus escritores para volver a votar el premio con el beneficio de la retrospectiva. Sabiendo lo que sabemos hoy sobre la forma en que se valora a los jugadores, ¿los resultados serían diferentes?
La puntuación utilizada fue la misma que la de BBWAA: un voto de primer lugar vale 14 puntos. Del segundo al décimo, los lugares de votación tienen un valor de 9-8-7-6-5-4-3-2-1 puntos, respectivamente. Y para mantener la nueva votación basada en la realidad de 1987, a los votantes solo se les permitió considerar a los 19 jugadores que recibieron votos MVP ese año.
El verdadero top 5
1) Andre Dawson, RF, CHC
2) Ozzie Smith, SS, STL
3) Jack Clark, 1B, STL
4) Tim Wallach, 3B, MON
5) Will Clark, 1B, SF

El "nuevo" top 5
1) Tony Gwynn, RF, SD
2) Eric Davis, CF, CIN
3) Ozzie Smith, SS, STL
4) Tim Raines, LF, MON
5) Jack Clark, 1B, STL

Eso fue entonces ...
Si bien los números de poder de Dawson marcaron el ritmo de la liga, su porcentaje en base de .328 ocupó el puesto 43 en la Liga Nacional. Sin embargo, él también tenía una fuerza narrativa detrás de él, ya que este fue el año en que famoso le dijo a los Cachorros que jugaría por lo que el club quisiera pagarle , y luego procedió a liderar la liga en cuadrangulares. Dicho esto, su 3.5 WAR (por FanGraphs) estaba empatado en el puesto 23 entre los jugadores de posición. Doce jugadores en la Liga Nacional publicaron un WAR de FanGraphs de al menos 5.0, mientras que 11 también tenían un OBP de .390 o superior. Dawson recibió 11 de 24 votos de primer lugar, 11 segundos y dos tercios, terminando 76 cómodos por delante de Ozzie Smith.
Smith bateó .303 con un OBP de .392, 75 carreras impulsadas y 43 robos (y, por supuesto, una defensa increíble en el campocorto), aunque la candidatura de Smith no fue vista unánimemente como obvia; recibió nueve votos de primer lugar, un segundo y dos tercios, pero también se le dejaron dos votos por completo.
Una mirada retrospectiva a Ozzie Smith
Jack Clark, el compañero de equipo de Smith en St. Louis, estaba teniendo una temporada de calibre MVP antes de que una lesión en el tobillo lo limitara a solo tres juegos después del 9 de septiembre, aunque todavía terminó tercero en la votación. Clark obtuvo tres votos de primer lugar, terminando solo siete puntos detrás de Smith.
Tim Wallach y Will Clark completaron los cinco primeros, ya que ambos tuvieron temporadas fuertes para los equipos con 90 victorias en Montreal y San Francisco, respectivamente.
LOS MAYORES GANADORES EN LA REVOTACIÓN
Aquellos que creen que Dawson no debería haber ganado el MVP se sentirán vindicados por la nueva votación, pero los resultados podrían generar un debate aún mayor.
Tony Gwynn, quien jugó para un equipo de los Padres de 65 victorias que terminó con el peor récord en la Liga Nacional, ganó una carrera cerrada en la nueva votación, superando a Eric Davis de los Rojos por solo siete puntos.
Gwynn y Smith recibieron cuatro votos de primer lugar cada uno, mientras que Davis y Jack Clark recibieron tres cada uno. Tim Raines obtuvo dos votos de primer lugar y Darryl Strawberry recibió el otro.
Gwynn, quien terminó octavo en la votación real de 1987, lideró la Liga Nacional con un 7.4 fWAR, un promedio de .370 y 218 hits, terminó segundo en OBP (.447) y bases robadas (56), cuarto en carreras anotadas (119) y fue uno de los 14 jugadores con un porcentaje de slugging superior a .500. Fue nombrado en las 17 papeletas, obteniendo el estatus de top 2 en 10 de ellas.
Padres hit three in a row
Davis, quien terminó noveno en la votación real, conectó 37 jonrones con 100 carreras impulsadas, 120 carreras anotadas, 50 bases robadas, un OPS de .991 y un fWAR de 7.1, solo superado por Gwynn. Davis también jugó la defensa del Guante de Oro en el jardín central para los Rojos, quienes terminaron segundos en el Oeste de la Liga Nacional. Al igual que Gwynn, Davis apareció en las 17 papeletas, nombradas entre las tres primeras en 11.
Raines subió del séptimo en 1987 al cuarto en la nueva votación, ya que el miembro del Salón de la Fama se unió a Gwynn, Davis, Jack Clark y Dale Murphy (que subieron del 11 al 6) como los únicos jugadores nombrados en las 17 papeletas.
LOS MAYORES FALLERS EN LA REVOTACIÓN
Dawson, Jack Clark y Will Clark fueron los únicos jugadores nombrados en cada boleta electoral en 1987, pero los tres cayeron en la votación.
Dawson fue nombrado en 15 de las 17 papeletas, aunque no recibió votos de primer lugar, un segundo y dos tercios, con cinco de sus votos en el número 10.
Justo cuando estaba en la votación real, Smith se quedó completamente sin dos votos. El Mago cayó del segundo al tercero, aunque sus cuatro votos de primer lugar igualaron a Gwynn para la mayoría de los jugadores.
A Wallach y Will Clark, que terminaron cuarto y quinto en la votación en 1987, no les fue tan bien en la nueva votación. Wallach (décimo lugar) apareció en solo seis boletas, solo una tan alta como el quinto lugar. Clark (11º), quien marcó el ritmo de un equipo de los Gigantes que ganó la División Oeste de la Liga Nacional, fue nombrado en ocho de las 17 papeletas nuevas, aunque ninguna lo tenía más alto que el séptimo.
Wallach sets Expos' RBI record
¿Qué hemos aprendido?
El último lugar de los Cachorros aparentemente no fue la principal objeción para la multitud anti-Dawson, ya que los Padres de Gwynn ganaron 11 juegos menos que los Cachorros y tuvieron el segundo peor récord en las Grandes Ligas (solo los indios de 61 victorias fueron peores) )
Pero la temporada de Gwynn fue estadísticamente superior en casi todas las categorías, aparte de jonrones y carreras impulsadas, lo que le permitió salir victorioso en la nueva votación a pesar de la terrible temporada de San Diego.
Gwynn terminó su carrera con ocho títulos de bateo, cinco Guantes de Oro, siete Sluggers de Plata y 15 apariciones en el Juego de Estrellas, llegando al Salón de la Fama en 2007 con el 97.6% de los votos. Pero la leyenda de los Padres se retiró sin un premio MVP, ni siquiera obtuvo un resultado entre los cinco primeros después de su tercer puesto en 1984.
La temporada de 1987 fue la mejor oportunidad de Gwynn en un premio MVP, y aunque Dawson se hizo con el honor, hay un argumento sólido para afirmar que un jugador diferente de un equipo del último lugar debería haberse llevado el hardware a casa.