Evitemos una tragedia mayor

Listin Diario
Editorial jueves, 14 de mayo de 2020
Con casi el 45 por ciento de todos los contagiados por coronavirus, la ca­pital dominicana es el foco activo más peligroso de la pandemia.
Por lo tanto, el Covid-19 tiene en la metró­polis su más amplio y propicio terreno para propagarse y matar o envilecer a muchos ciu­dadanos si no adoptamos rígidas medidas de protección para contener la fuerza de su ata­que.
El operativo de tres días consecutivos que las autoridades harán desde hoy hasta el sába­do en escala intensiva, es una apremiante res­puesta a esta grave amenaza contra la salud de más de 4 millones de personas.
El hecho de que la mayoría haya sido incon­secuente con las medidas impuestas bajo el es­tado de emergencia, unido a la insalubridad de muchos barrios que carecen de agua potable y acceso a las atenciones de salud, ha agravado los riesgos que entraña la circulación del virus entre la población.
De ahí que deba constituir un acto de res­ponsabilidad ciudadana el de cooperar con el operativo especial que procura detectar perso­nas con síntomas, para proceder a su inmedia­to aislamiento y tratamiento, y a la desinfec­ción de sus calles, hogares y espacios públicos.
Es un esfuerzo supremo, vital, que impo­nen las circunstancias al comprobarse el alto número de muertes y contagios en el Distrito Nacional y los tres municipios de la provincia de Santo Domingo, una verdadera bomba de tiempo para la salud humana.
Los sacrificios que debimos hacer y no hici­mos son ahora más imperativos si queremos evitar que el virus circule y se eviten más víc­timas.
Si seguimos siendo indiferentes o displicen­tes, entonces que nadie grite y se queje cuando tenga el lobo de frente envileciendo sus vidas o suprimiéndolas para siempre.
Así que cooperemos decisivamente para economizarnos una tragedia mayor.