Las cenas de Pompeo están bajo escrutinio, los 50 estados reabren sus puertas y los restaurantes reinventan comer fuera