Manny Acta narra su trayectoria en el béisbol; bateó .500 en la pelota invernal dominicana

Diario Libre

14 de mayo 2020

$!Manny Acta narra su trayectoria en el béisbol; bateó .500 en la pelota invernal dominicana
Manny Acta, además de gerente general de las Estrellas Orientales, trabaja como coach de los Marineros de Seattle. (Fuente Externa)
La “gran carrera” de Manny Acta como jugador con los Leones del Escogido, en la que terminó con “astronómico” promedio de .500, inició con un ponche con tres lanzamientos frente al picheo de los Toros del Este, terminó con un sencillo ante el de las Águilas Cibaeñas.
Acta fue firmado para el béisbol profesional por Julio –Sijo- Linares, para la organización de los Astros de Houston a la edad de 17 años. Nació en 11 de enero del 1969, en San Pedro de Macorís.
Fue parte de los Leones cuando el conjunto rojo contaba en su alineación con Sammy Sosa, Wilfredo Tejada, José Vizcaíno, Junior Noboa, Nelson Liriano, César Hernández, Domingo Martínez y Jimmy Kelly lo que limitó su participación por lo que significaba Vizcaíno en las paradas cortas, lo que definió como "un trabuco de equipo".
El hoy gerente general de las Estrellas Orientales, quien dirigió en Grandes Ligas a los Nacionales de Washington e Indios de Cleveland y en la Liga Dominicana a los Tigres del Licey y Águilas Cibaeñas en Venezuela a los Leones del Caracas, ya actualmente es coach de los Marineros de Seattle, ofreció sus declaraciones en el programa Vivencias del Béisbol, donde narró su historia en el profesionalismo.
El espacio lo conducen Edwin Soto, administrador de Operaciones de Ligas Menores de los Filis de Filadelfia; Miguel Prestol, sScout internacional de los Bravos de Atlanta y Jaylon Pimentel, pro-scout de los Rays de Tampa.
Manny Acta narra su trayectoria en el béisbol; bateó .500 en la pelota invernal dominicana










En su curriculum figura además varios años como dirigentes en ligas menores de los Astros de Houston y el campeonato ganado en 1999 con el equipo Cobras en Kissimmee en la Florida State League.
Acta fue firmado por los Astros de Houston como primera y durante las seis temporadas que permaneció en la pelota como jugador, fue bajo el sistema de esa organización. Su carrera termina como pelotero cuando los Astros lo envían a la escuela de scouts en la Florida “para utilizar su capacidad de análisis en lugar de su talento atlético”.
Esa transición que lo llevó a las Grandes Ligas como dirigente, en lugar de pelotero como fue su sueño, es por lo que recomienda la preparación a todos los prospectos firmados para el béisbol profesional.
“Mi sueño era jugar en Grandes Ligas, un fuego por no querer ser idiota, lo que me motivó a aprender inglés y otras partes del juego de pelota”, lo que al final le garantizó ir la escuela aprender el trabajo de fuera del terreno. Consideró que el aprender el inglés acelera el desarrollo del pelotero, porque recibe las instrucciones directas.
Manny Acta narra su trayectoria en el béisbol; bateó .500 en la pelota invernal dominicana










En el 1991 lo mandaron para hacer el puente como jugador-coach, con los jugadores latinos que no hablaban inglés. Al terminar la temporada fue enviado a la escuela a aprender a evaluar jugadores y hacer reporte.
Al final de la instrucción tuvo la opción de trabajar en el terreno o ser scout y prefirió el terreno “inspirado en la figura de Felipe Alou”, de quien se definió admirador.
“Hay que preocuparse en poner atención a la preparación y el proceso y continuar el proceso porque no se puede controlar el resultado”, aconsejó a los jugadores novatos.
La Clave es estar preparado para cuando llegue la oportunidad mostrar la capacidad salir con buenos resultados. Refiriéndose a los dirigentes de ligas menores señaló que “no es ganar un partido es desarrollar el jugador, ponerlo en capacidad de avanzar, cumplir satisfactoriamente cada etapa en el proceso enseñanza-aprendizaje.
Dijo que fue “sorprendido” cuando fue entrevistado por los Expos de Montreal para ser coach en las Grandes Ligas, después de trabajar por 10 años en las ligas menores “ya que me había preparado mentalmente para durar en el proceso cerca de 25”.