MLB

20 de mayo 2020

Por Joe Trezza

Tal vez fue la llamada Zoom más condecorada en la historia del béisbol.
Tus leyendas favoritas de los Orioles son como tú en estos días, adoptando la tecnología para ponerse al día con viejos amigos y celebrar grandes momentos e hitos durante la pandemia. El lunes calificó como un hito en Birdland, ya que marcó el 83 cumpleaños del tercera base del Salón de la Fama Brooks Robinson.
Las órdenes de quedarse en casa prohibieron lo que probablemente habría sido una ocasión de celebración en el Oriole Park en Camden Yards. Entonces, los O hicieron lo único que se puede hacer en estos días para sortear las circunstancias: honraron a Robinson en video e invitaron a algunos de sus mejores amigos del béisbol a visitarlo virtualmente.
El resultado fue quizás la mayor colección de talento de los Orioles jamás reunida en una pantalla de computadora, con Jim Palmer, Cal Ripken Jr., Eddie Murray y Boog Powell visitando a Robinson. Ese grupo era parte de un colectivo más grande de jugadores actuales, ejecutivos de la oficina principal, leyendas de clubes, figuras deportivas de Baltimore, políticos locales y miembros de la comunidad que iniciaron sesión con el mismo propósito.
En total, la llamada se expandió para incluir a miembros de todas las facetas de la organización Orioles y más allá. Y su propósito era celebrar a Robinson, quien se acerca al 65 aniversario de su debut en la MLB en septiembre. Robinson debutó a los 18 años en 1955 y se convirtió en un miembro del Salón de la Fama del círculo interno, pasando las siguientes 23 temporadas con los Orioles y el resto de su vida en Baltimore.
También participaron el vicepresidente ejecutivo y gerente general Mike Elias, el gerente Brandon Hyde y varios miembros de su cuerpo técnico, el actual jardinero Trey Mancini, el jugador de cuadro Hanser Alberto, el primera base Chris Davis y el relevista Evan Phillips, locutor y ex segunda base Brian Roberts, Ravens Justin Tucker y el gobernador de Maryland Larry Hogan.
Hacia el final de la llamada, Robinson se unió a nueve niños cuyos padres los llamaron "Brooks", en honor a su jugador favorito. Un Brooks tiene hermanos llamados "Palmer" y "Ripken", mientras que otro tenía un hermano llamado "Camden". Fueron recordatorios del gran impacto que Robinson ha tenido y el alcance de su legado después de más de seis décadas en la Ciudad del Encanto.
"Brooks Robinson es el mejor modelo a seguir para todos, especialmente para los jóvenes jugadores de béisbol, incluido yo mismo", dijo Phillips, nativo de Baltimore. "Es alguien a quien quieres emular y que ha fortalecido tanto el carácter del juego. Fue muy especial para mí poder desearle un feliz cumpleaños y también agradecerle por todo lo que ha hecho por nuestro juego".
Pero eso todavía no hace que el Salón de la Fama sea inmune a las costillas de sus antiguos compañeros de equipo.
Eso quedó claro cuando Robinson, Murray, Ripken, Palmer y Powell disfrutaron de su parte privada de la fiesta, donde intercambiaron viejas historias e intercambiaron púas alegres desde la comodidad de sus hogares.
"¿Conseguiste [Robinson] liberado?" Palmer le preguntó en broma a Murray.
"Sabía que no podía seguir el ritmo después de verme mi primer año, por lo que pensó que sería mejor retirarse", respondió Murray.
Robinson se defendió: "Le enseñé todo lo que sabía y, como puede ver, bateó 500 jonrones".
Algún contexto: Robinson estaba en su última temporada cuando Murray debutó en 1977, ya había jugado 12 temporadas con Palmer y 14 con Powell. Se había convertido en un mentor de toda la vida de Ripken, quien ganó un título de la Serie Mundial con Palmer y Murray en el '83. Robinson, Palmer y Powell fueron compañeros de equipo estrella en los equipos campeones de la Serie Mundial en los años '66 y '70, y ahora Robinson y Murray tienen roles de asesores en la oficina principal de la O.

Al igual que gran parte de la historia de los Orioles, Robinson es el enlace de conexión del grupo.