Pence le da a los demás una "pequeña distancia" mientras la Casa Blanca intenta detener la propagación del virus dentro del ala oeste