Un “backup” que sacaba la cara

Listin Diario
El Deporte viernes, 08 de mayo de 2020
  • Un “backup” que sacaba la cara
Kevin Cabral
kevcabral@hotmail.com Twitter: @kevcabral
Como es de conocimiento pú­blico, los Yankees de Nueva York ganaron cuatro campeo­natos en cinco temporadas en­tre 1996 y 2000. Fue la más re­ciente dinastía de la franquicia, y podríamos decir que la iniciaron en el cuarto juego de la Serie Mundial de 1996.
En ese momento, los Bravos de Atlanta estaban delante en la serie dos partidos con­tra uno y aventajaban a los Yankees 6-3 en el octavo episodio ese juego cuatro, contando con su cerrador Mark Wohlers para proteger el margen de tres vueltas.
Sin embargo, un jugador sustituto de los Yankees se encargó de cambiar el curso de la historia.
Jim Leyritz había ingresado al partido en el octavo episodio jugando en la receptoría, luego de que el dirigente Joe Torre sustitu­yera al titular Joe Girardi por un bateador emergente.
En la primera del octavo, le llegó su tur­no a Leyritz con dos hombres en circulación y un out y conectó un oportuno cuadrangu­lar contra Wohlers en el viejo Atlanta Ful­ton-County Stadium que empató el partido a seis y aturdió a los Bravos, que eventual­mente perdieron 8-6.
Luego de la dramática victoria, los Yankees no miraron atrás, ganando los dos siguientes partidos para coronarse por pri­mera vez desde 1978.
El palo de Leyritz es el más importante de varios que conectó para su equipo en mo­mentos apremiantes. Por eso es una figura popular en el Bronx a pesar de los proble­mas legales que enfrentó luego de su retiro.
Por primera vez sacó la cara a la hora de la verdad en octubre de 1995. En el segundo partido de la Serie Divisional contra Seatt­le en Yankee Stadium, pegó un cuadrangu­lar en el inning 15 que le dio una dramática victoria a los dueños de casa, que eventual­mente fueron derrotados por los Marineros.
Luego vino el estacazo en el Clásico de 1996. Curiosamente, el “premio” que Le­yritz recibió por su importante batazo fue un cambio de equipo. Los Yankees lo envia­ron a Anaheim en diciembre de ese mismo año.En 1998, reapareció en post-tempora­da con los Padres de San Diego, y brilló nue­vamente, conectando cuatro cuadrangula­res y remolcando nueve carreras entre Serie Divisional y Serie de Campeonato. Siendo justos, su bate no pudo producir en la Se­rie Mundial, cuando se enfrentó a sus anti­guos compañeros.Eventualmente regresó a los Yankees, y en el cuarto partido de la Se­rie Mundial de 1999 conectó un jonrón que resultó tapa al pomo en una victoria 4-1 que selló barrida contra los Bravos de Atlanta.
Leyritz se retiró en 2000, y a pesar de no ser titular, es indiscutible que dejó su huella por los lados del Bronx.