¿Respetamos el virus Covid-19, o no?

Listin Diario
Puntos de vista sábado, 20 de junio de 2020
  • ¿Respetamos el virus Covid-19, o no?
Ellis Pérez
@EllisPerezSr
Me impresionaron mucho la semana pasada las declaraciones del montañista ecuatoriano, Iván Vallejo. Recontaba él los casos de varios colegas escaladores montañistas de diferentes nacionalidades que después de escalar los más altos picos o montañas del mundo, como el Monte Everest, y otros, habían perdido la vida en el proceso de bajada. Señala Iván que la mayor atención y esfuerzo se aplican en la conquista del pico en cuestión, pero que una vez logrado esto, y ya después de haber pasado por un cansancio y agotamiento extremo, el montañista se descuida y arriesga innumerables lesiones y hasta la vida misma en el proceso de bajada. Iván Vallejo pone este ejemplo como una advertencia por lo que está pasando ya en la mayoría de los países, que después de mostrar a la población las medidas sanitarias y de aislamiento social necesarias para no quedar infectados y por ende bajar la propagación del virus, la mayoría de la gente tiene la sensación de que ya el virus está dominado que no hay que temerle y que podemos retomar nuestra vida anterior.
En mi propio caso, después de tres meses de cuarentena estricta, sentí la confianza de desplazarme para realizar un par de diligencias que requerían mi presencia personal y que no podía dejar de atender, y eso hice. Hoy reconozco que fue un atrevimiento de mi parte y he decidido volver a recogerme y cuidarme de todos los detalles, ya que por mi edad y otros factores, estoy dentro del grupo de alto riesgo.
Con el proceso de las desescaladas que se está viviendo internacionalmente, incluyendo nuestro país, hemos visto como se han elevado los picos que parecían haber quedado atrás y las clínicas y hospitales ya han dado la voz de alarma de que prácticamente están rebosadas sus facilidades para acoger pacientes en internamiento, en unidades de cuidados intensivos y aplicación de ventiladores.
La verdad es como el virus no se ve, parece que no existe y por ende no hay que cogerle miedo. El virus sí se manifiesta a través de los daños que produce en órganos nobles de nuestro cuerpo y provocando una cantidad muy considerable de fallecimientos.
Distanciamiento social, lavado de manos y uso de mascarilla. Vamos a convivir con el virus, pero vamos a no dejar de respetarlo.